Lo que no me gusta de Linux Mint 12

Linux Mint se esta afianzando como la distribución, basada en Ubuntu, mas interesante en lo que a interfaz gráfica de usuario se refiere, me imagino que la a la mayoría no le agradó la idea de usar Unity en primer momento.

Con Linux Mint 12 inicialmente tenemos una interfaz con Gnome3 que da la sensación de «menta fresca», que es muy amigable pero algunas de sus características no me han gustado tanto:

  1. El administrador de conexiones de red no permite mas de un perfil. Es cierto, cuando uno lleva su maquina a muchos lugares con conexiones diferentes, es muy útil tener perfiles de conexión individuales de tal modo que no tengamos que ir cambiando los números de IP, DNS, etc., cada vez! al igual que Windows, llega a ser fastidioso.  Puedes utilizar algunos aditamentos/scripts que te ayuden pero no hay la misma comodidad.
  2. Las conexiones de red adicionales no conectan automáticamente. No hay como disfrutar de conectar y usar (plug and play) con las conexiones nuevas (como 3G), Linux Mint 12 necesita que uno active manualmente la red para poder utilizarla, igualmente hay que tomar un tiempo configurando para que sea automático.
  3. El indicador de fecha/hora disminuye su tamaño cuando hay muchos iconos en la barra superior. Mas de una vez eso me causó problemas, mas aun cuando eres conocido como «el rey de la puntualidad».
  4. La tecla Super (Windows) no esta muy bien controlada cuando uno tiene instalado Windows en VirtualBox. Muchos accesos directos de Windows combinan la tecla [Windows] evitando que tengamos que estirar la mano hasta el Mouse, ya se imaginarán usar Windows sin la funcionalidad de la tecla con su nombre.
  5. Las notificaciones visuales cumplen su objetivo pero llegan a ser un fastidio, por que es necesario acercar el Mouse y cerrar la notificación, a menos que nos guste ver el mensaje durante varios minutos.
  6. No es posible situar ventanas en la parte superior sin que éstas se maximicen. Es una característica genial que con solo acercar una ventana a la barra superior ésta se maximice como por arte de magia, pero en Linux Mint 12 necesitan ajustar los parámetros para que no ocurra siempre. Por ejemplo para mover a la parte superior la ventana principal de Skype o Pigdin tenemos que hacer malabares para evitar que se maximicen automáticamente.
  7. Ya no puedo usar Negative de Compiz. Hay otros efectos que se ven geniales, pero Negative me ayuda a bajar la intensidad de brillo de mi laptop cuando estoy en ambientes con poca luminosidad.
  8. Ya no esta disponible las divertidas Fortunes. Con Linux Mint 11 teníamos configurado por defecto Fortunes, era divertido abrir una terminal, no es difícil de configurar pero debieron mantener esa característica.
  9. Hay mas, pero no creo que sea necesario mencionar el resto de los detalles incómodos que encontré.

A pesar de las cuestiones mencionadas, Linux Mint 12 sirve para hacer lo que necesites (como cualquier distribución) pero todas muchas de esas características son configurables y podemos hacer que trabajen como nosotros queremos, pero toma un tiempo y la verdad no me interesa hacer eso cuando hay tareas mas importantes y sobre todo si eres un usuario gruñón.

Creo que la balanza se inclina mas al «No me gusta», regresaré a Ubuntu y veré como madura Linux Mint con mucha atención.

Enlaces:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *